Thu Jun 27 11:48:00 ART 2013

Baldosas: verificación de calidad y condiciones de producción en Argentina

Están a punto de finalizar las investigaciones preliminares necesarias para la fabricación de las, aproximadamente, doscientas sesenta mil baldosas que es necesario reponer en los solados del Palacio Legislativo. Las piezas son de tres tipos: baldosas encáusticas Villeroy& Boch fabricadas en Mettlach, Alemania, a fines del siglo XIX; mosaicos de teselas fabricados en Stoke-on-Trent, condado de Stafford, Inglaterra, a partir de 1848 y mosaicos de baldosines victorianos de igual procedencia y características que los mosaicos de teselas, pero realizados con unidades de mayor tamaño, lisas y encáusticas, de diferentes formas geométricas y colores.
Las conclusiones de esta investigación son necesarias para poder cerrar el pliego de especificaciones técnicas que deben reunir las baldosas y así poder concretar la licitación pública. En este momento, se está chequeando en laboratorios de Argentina, cuáles son los análisis que hay que realizar para verificar la calidad de las piezas. Estos análisis deben poder hacerse en Argentina sin redundar en costos exorbitantes respecto de lo que significa la fabricación. Quien realice estos análisis de control va a certificar la calidad de las piezas.
Las baldosas deben reunir una serie de características tales como la dureza, la absorción, la resistencia a la rotura. Los colores no requieren tanto control porque, al tratarse de cerámicos, son inalterables una vez que están horneados. Pero sí varían en el momento de la pérdida de humedad y del horneado porque los caolines, que son las sustancias que le dan el tono a cada uno de los colores, funden y contraen a distinta temperatura. Entonces, en una baldosa compuesta por muchos colores, si un color contrae más que otro, la pieza se fisura. Por lo tanto, para que se pueda replicar y reproducir una baldosa compuesta por ocho colores, todos los caolines de un origen marcado deben contraer en la misma proporción durante el secado y el horneado.
Por otro lado, para suplir las baldosas históricas originales que son inglesas y alemanas, se está intentando conseguir que todos los caolines sean de origen nacional. Los motivos: en algunos lugares de Europa, la fabricación de pigmentos dejó de hacerse y, por otro lado, de conseguirse, su importación traería complicaciones dado que no se puede importar polvo, el caolín es como un talco. Por eso se están haciendo las pruebas con productos nacionales supletorios de los históricos.
Al equipo de investigadores sobre baldosas se sumó un grupo de asesores que trabaja en la industria cerámica y de la porcelana, porque se necesitan blancos muy puros. Están probando distintos procedimientos (se analizaron caolines brasileños, ingleses, de la Provincia de Buenos Aires) para reproducir todos los colores y se deben reunir las condiciones de temperatura, contracción por fragüe, etc. Cuando todo este largo proceso esté concluido se va a elaborar un patrón de colores porque las baldosas se tienen que parecer a las históricas y también se tienen que parecer entre sí, es imprescindible contar con un referente para la fabricación futura.
La institución que está realizando la consultoría de control de calidad para la fabricación de baldosas es el CETMIC (Centro de Tecnología de recursos Minerales y Cerámica), organismo que depende de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires. Ellos realizan los protocolos de análisis para certificar la calidad de las piezas, que deben reunir las características de las originales. Todo este proceso está siendo auditado por la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacionalde La Plata, institución encargada de generar el pliego para la licitación.

Baldosas: verificación de calidad y condiciones de producción en Argentina