Fri Jun 27 11:48:00 ART 2014

PALACIO

Cúpula

Ya están montados los andamios para comenzar la intervención concreta de la cúpula. Alrededor, puede verse una pantalla de protección, que cumple una función de contención, para evitar cualquier problema con objetos o materiales que pudieran caer. El gran desarrollo de andamios perimetrales tiene que ver, entonces, con la protección, no es zona de trabajo. La intervención se realiza desde el exterior, los trabajadores son elevados en unas silletas especiales para trabajar sobre el metal.

La cúpula del Palacio es de cobre. Este material tiene la particularidad de estabilizarse con el correr de los años. Originalmente, el cobre es brillante, se va opacando con el óxido natural generado por la contaminación atmosférica (lluvia ácida, guano de paloma, excedentes de combustión de las naftas de otra época que contenían contaminantes derivados del ácido sulfúrico, etc.) y adquiere una tonalidad entre marrón y verde. La capa de cobre oxidado genera una protección sobre el alma del metal. Si se cometiera el error de pulir el cobre, se perdería una sección de material ya que el metal se volvería a oxidar. Por ello, se va a hacer una limpieza puntual, respetando la capa de óxido de color verdoso. Considerando los cambios en la contaminación atmosférica relacionados con el control y el cuidado medioambiental.
La experiencia de estudios sobre el comportamiento de distintas aleaciones de cobre realizados años atrás por el Arquitecto García, consultor de la Comisión de Museos, Monumentos y Lugares Históricos de Argentina para el PRIE, en colaboración con el Instituto Internacional del Cobre y universidades de Chile ha sido de gran provecho para esta restauración, sobre todo al momento de consolidar el envejecimiento de los sectores del metal que es necesario intervenir. Los estudios revelan cómo van virando los colores de las aleaciones de cobre según la composición de la atmósfera a la que se ven expuestas.

El cobre es uno de los metales más nobles que existen y una vez oxidado se estabiliza y no se deteriora más, con lo cual puede durar cientos de años.
La cúpula tiene algunas patologías menores, algunas perforaciones producidas por disparos de arma de fuego, no se sabe de qué época, y también roturas y soldaduras arrancadas como producto de las dilataciones y contracciones del metal producidas por la amplitud térmica. La empresa especialista en cubiertas está revisando esas soldaduras y reponiendo faltantes de cobre en sectores de roturas o huecos. No se reemplazan chapas completas sino pequeños trozos, donde hay faltantes. Esos fragmentos, luego de ser colocados, se llevan técnicamente a la pátina verde para que la superficie quede uniforme.
La cúpula, que está por encima del Salón Azul del Senado, se va a restaurar por fuera en el marco de la intervención que realiza la Cámara de Diputados. Hace algunos años, el Senado restauró el interior del Salón Azul pero no intervino una falsa cúpula que está por debajo de la cúpula de cobre por razones de perspectiva y de acondicionamiento interior. Del restauro de esta área intersticial y del perímetro de la cúpula se está encargando el Senado. Al finalizar el restauro iniciado por la HCDN, la cúpula va a quedar limpia, reparada para que no vuelva a pasar el agua hacia el interior y del mismo color que presenta actualmente.


PALACIO