Thu Apr 10 11:48:00 ART 2014

Valor histórico de una restitución artística

Entrevista al Arquitecto Guillermo García

El primero de marzo de 2014, La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la Senadora Liliana Fellner, el Gobernador Fellner de Jujuy, el Vicepresidente Amado Boudou y el Presidente de la HCDN, Julián Domínguez, tiraron de las cintas que dejaron al descubierto las réplicas de dos conjuntos escultóricos, obra de la artista Lola Mora, en la explanada del Congreso Nacional. El Arquitecto Guillermo García, experto en Patrimonio Histórico y asesor por la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos de Argentina para las acciones de restauro que la HCDN realiza en el contexto del PRIE, analiza el valor histórico de estos calcos desde el punto de vista de la teoría patrimonial.

 

¿Cuáles fueron las repercusiones de la inauguración de los calcos de las esculturas de Lola Mora en el Palacio del Congreso?

Gran cantidad de personas han escrito y han hecho elogios. Lo central fueron los comentarios de los especialistas que confirman que, tal como preveíamos, con la restitución de las esculturas se iba a recomponer la fachada central del Palacio del Congreso, porque tienen una envergadura suficiente como para establecer una pantalla escultórica para acompañar la visualización de la fachada. Lo que se restituye es un plano, que estuvo y que faltaba, y que al incorporarse restituye una gradación perceptual de acceso al Palacio.

 

¿Es normal que se emplacen réplicas de esculturas en lugar de las originales?

En Europa es muy común, el David de Miguel Ángel que está en la Piazza della Signoria de Florencia es una réplica, la pieza original se encuentra en la Galería de la Academia de Florencia, al resguardo de la intemperie. El mármol es una piedra que se degrada con el agua, en algunos sectores se va diluyendo y esto hace que no sea apto para estar mucho tiempo a cielo abierto. Cuando las esculturas tienen valor, lo normal es colocarlas en sitios protegidos porque, además, las incrustaciones producto de la polución, el hollín o la contaminación derivada de las naftas con plomo de hace algunas décadas hacen que las limpiezas consecutivas sean agresivas para la escultura y que se abran poros en el mármol. Por estos motivos, es casi una norma a nivel internacional que las esculturas de valor se preserven para las generaciones futuras y que se implanten calcos en su lugar. En Argentina, en el Museo de La Cárcova hay calcos de esculturas famosas de la historia de la humanidad, en la Universidad Nacional de La Plata también. De las esculturas significativas usualmente se realizan  calcos.

 

¿Y con respecto al valor patrimonial de los calcos?

Luego de la inauguración circularon algunos comentarios de que los grupos escultóricos eran un falso histórico, que reinventamos a Lola Mora en el Congreso. De ninguna manera es así, esto es una réplica histórica porque tenemos toda la documentación, fotos y películas de época que permiten deducir, junto con el relevamiento de las esculturas originales que se encuentran en la provincia de Jujuy, la exacta materialidad de los originales. Están colocadas exactamente igual a como estuvieron históricamente. Incluso tenemos los planos originales de los basamentos que fueron demolidos. También ubicamos la cantera original de la que se extrajo la piedra para los basamentos, que volvimos a colocar en el mismo lugar y de la misma manera. Un falso histórico sería recrear la historia sin tener los datos certeros.  Entonces, esto no es un falso histórico, la replicación es exacta, basada en documentos; no reinventamos la historia. Uno no está engañando a la gente con las réplicas, sino que está recreando, con la aclaración pertinente de que esta no es la materia original. Detrás de las esculturas se colocó una inscripción que dice que son calcos de los originales que hoy se encuentran en Jujuy. Aquí nadie dice que estos son los originales que hizo Lola Mora, los originales están en Jujuy porque son patrimonio de esa provincia.

 

¿Cómo se consideran las réplicas en relación al patrimonio histórico del Palacio?

Esta ha sido una gran discusión de cartas internacionales de patrimonio. Existe la llamada Carta de Nara (Japón) de 1994 en la que los especialistas en patrimonio histórico nos reunimos y discutimos el concepto de autenticidad. Los templos de madera japoneses son réplicas, porque la madera no es la misma. La madera se pudre y desaparece más o menos cada trescientos años. Entonces, un templo histórico del Japón, que es patrimonio mundial es una réplica construida con madera igual a la histórica, y colocada de la misma manera. Las acciones en el Palacio como bien histórico nacional son supervisadas por la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos de Argentina.

 

¿Las esculturas originales de Lola Mora que se encuentran en la provincia de Jujuy van a ser alcanzadas por alguna de las acciones del PRIE?

Actualmente, se encuentra en ejecución el segundo juego de calcos, por decisión de la comisión de monumentos y a solicitud  de la provincia de Jujuy. Este segundo juego de calcos va a reemplazar en su lugar y posición actual a las esculturas originales para que estas puedan ser trasladas a un museo. Entonces, estamos cumpliendo el proceso completo que va a permitir que la obra escultórica original de Lola Mora se preserve con las condiciones óptimas de humedad, temperatura constante y permanente en un ámbito adecuado. Los calcos retomaran la situación de las esculturas en la posición original en la que han estado durante los últimos noventa años en Jujuy, desde que la escultora separó los grupos escultóricos y decidió cómo y dónde debían emplazarse.


Sergio Rusconi junto a el equipo de trabajo de la UNLP